TEXTURAS Y ESPEJOS

Un día de los que teníamos psicomotricidad fuimos a «psico» y teníamos una gran sorpresa.

Al abrir la puerta vimos que teníamos unas baldosas en el suelo que eran mágicas: cuando las pisabas cambiaban de color. !No veáis que chulas eran!

También había un camino de espejos, unos espejos que podíamos pisar porque no se rompen. Todos nos asomábamos a vernos.

Fue una sesión muy divertida.

Un comentario:

  1. ¡Y qué bien se lo pasaron!!! ¡Cómo se asombraban de ver que cambiaban las baldosas de color!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *