¡Al agua patos!

A las seños de los niños mayores se les ocurrió una gran idea: hacer un taller de agua.

Para nuestra alegría bajamos un día al recreo y había dos bañeras grandes llenas, llenísimas de agua y juguetes, muchos juguetes. Nos dejaron jugar a todo lo que quisimos. Y lo que fue más divertido: ¡¡¡Nos podíamos mojar!!! Y eso hicimos: jugar y mojarnos.

¡Qué divertido! ¡Y qué bien lo pasamos! ¡Tendríamos que repetirlo todas las semanas.!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *